Compartir

Hace una semana os enseñamos cómo instalar Windows 10 en una máquina virtual con Parallels. El problema es que aunque Parallels sea en muchos aspectos la mejor aplicación para máquinas virtuales en macOS, su principal pega es el precio. Por ello, tal y como comentamos en dicho artículo, hoy os enseñaremos cómo hacer exactamente lo mismo pero con VirtualBox, el cual es gratuito.

¿Qué es VirtualBox?

VirtualBox, como acabamos de comentar, es una aplicación que nos permite crear, ejecutar y administrar máquinas virtuales. Ésta es desarrollada por Oracle, aunque tiene una versión de software. Y lo que es más importante, es gratuita.

¿Y qué diferencias hay con Parallels? La primera diferencia que cabe reseñar es el rendimiento. VirtualBox es una aplicación multiplataforma, compatible también con Windows y Linux, entre otras plataformas, mientras que Parallels Desktop es específica para Mac. Por tanto, no es de extrañar que esta última esté mejor optimizada, y que por lo consiguiente, su rendimiento sea superior.

Además, en VirtualBox carecemos de la sencilla interfaz de Parallels, para dar paso a una interfaz más detallada, y a simple vista, más complicada de manejar. Además, VirtualBox no cuenta con las facilidades para descargar e instalar sistemas operativos, por lo que nos tocará descargar e instalar manualmente el sistema operativo.

VirtualBox
VirtualBox, un gestor de máquinas virtuales potente y gratuito.

Cómo tener Window 10 en macOS gracias a VirtualBox

Vayamos a lo que nos interesa … ¿Cómo podemos hacer para tener Windows 10 en nuestro Mac?

El primer paso consistiría en descargar la aplicación de VirtualBox para macOS. Para ello nos dirigiremos a la web oficial y descargaremos la versión que dice OS X hosts en la sección de VirtualBox Binaries.

Además, al igual que en el artículo anterior, aquí también deberemos descargar el instalador de Windows 10 desde la tienda oficial de Microsoft. Una vez tengamos el ISO ya podremos proceder con la creación e instalación de la máquina virtual.

Creando la máquina virtual …

Una vez tengamos todo descargado, el primer paso obviamente es instalar VirtualBox. Para ello ejecutaremos el instalador descargado.

Instalador de VirtualBox para macOS.
Instalador de VirtualBox para macOS.

Tras seguir todos los pasos habremos instalado VirtualBox. Una vez hecho esto procederemos a abrir la aplicación para crear nuestra máquina virtual que albergará nuestra instalación de Windows 10.

Aplicación de VirtualBox, un gran gestor de máquinas virtuales gratuito.
Aplicación de VirtualBox, un gran gestor de máquinas virtuales gratuito.

Una vez hecho esto pulsaremos en “Nuevo” para crear una nueva máquina virtual. A continuación le pondremos un nombre y seleccionaremos el sistema operativo que deseamos instalar. En mi caso, como yo voy a instalar Windows 10 lo voy a dejar así:

Nueva máquina virtual en VirtualBox.
Nueva máquina virtual en VirtualBox.

A continuación la aplicación nos preguntará por cuánta memoria RAM le queremos asignar a la VM (virtual machine). Esto ya dependerá de cuanta memoria tenga nuestro Mac, pero para instalar Windows se recomienda por lo menos poner 2GB (2048MB). En mi caso, yo tengo 8GB en mi Mac, por lo que le asignaré la mitad, 4GB (4096MB).

Memoria principal que le asignaremos a la máquina virtual.
Memoria principal que le asignaremos a la máquina virtual.

A continuación nos preguntará por el disco duro virtual. En nuestro caso todavía no tenemos creado ninguno, por lo que le daremos a crear uno.

Crearemos un nuevo disco duro virtual para instalar el sistema operativo en él.
Crearemos un nuevo disco duro virtual para instalar el sistema operativo en él.

Una vez le demos a “Crear” no preguntará por qué tipo de disco duro virtual queremos crear. Aquí cualquiera de las opciones es válidas, aunque la que mejor funciona con VirtualBox es VDI. Por tanto, seleccionaremos esa opción.

Seleccionamos el tipo de disco duro virtual que vamos a crear.
Seleccionamos el tipo de disco duro virtual que vamos a crear.

A continuación nos hará otra pregunta relativa al disco duro virtual. Nos preguntará si queremos que sea reservado dinámicamente o que tenga un tamaño fijo. Yo personalmente suelo recomendar la primera opción, pues así evitamos llenar innecesariamente nuestro disco duro real.

Seleccionamos si queremos un disco duro de tamaño fijo o reservado dinámicamente.
Seleccionamos si queremos un disco duro de tamaño fijo o reservado dinámicamente.

Por último, se nos preguntará por el tamaño del disco duro virtual. En caso de haber seleccionado “Reservado dinámicamente”, éste será el límite de tamaño que podrá alcanzar. Por el contrario, si seleccionamos “Tamaño fijo”, esto será lo que ocupe el disco duro virtual en nuestro ordenador.

Especificamos el tamaño del disco duro virtual.
Especificamos el tamaño del disco duro virtual.

¡Y eso es todo … por ahora! Ya tenemos lista nuestra máquina virtual creada. Ahora sólo falta instalar un sistema operativo en ella.

Instalando Windows 10 en la máquina virtual …

Ahora que ya tenemos creada nuestra máquina virtual procederemos a ejecutarla. Para ello la seleccionaremos en la lista lateral y le daremos al botón de “Iniciar”. Una vez hecho esto, dado que es la primera vez que ejecutamos la máquina virtual se nos pedirá que le especifiquemos cómo queremos instalar el sistema operativo. Dado que nosotros lo tenemos descargado en un archivo ISO, le daremos al botón de la carpeta y buscaremos nuestro instalador de Windows.

Seleccionamos la imagen de disco del sistema operativo que queremos instalar.
Seleccionamos la imagen de disco del sistema operativo que queremos instalar.

A continuación se encenderá la máquina virtual y nos saldrá el instalador de Windows.

Instalador de Windows 10 de la imagen ISO.
Instalador de Windows 10 de la imagen ISO.

Una vez hayamos configurado adecuadamente el idioma, nos preguntará por el tipo de instalación que queremos realizar. Dado que es una instalación limpia seleccionaremos dicha opción (“Personalizado: instalar sólo Windows).

Instalación limpia de Windows 10 (segunda opción).
Instalación limpia de Windows 10 (segunda opción).

A continuación nos saldrá una ventana para especificar dónde queremos instalar el sistema operativo. En este paso deberemos borrar la única partición existente, para después volverla a crear con la máxima capacidad. De esta forma nos aseguramos que esté todo adecuadamente.

Seleccionamos la partición en la que queremos instalar Windows 10.
Seleccionamos la partición en la que queremos instalar Windows 10.

Además, es posible que en algún paso nos pregunta por nuestra licencia de Windows (dependerá de cada caso). Una vez hecho esto ya comenzará la instalación de Windows 10. Ahora sólo falta esperar …

Windows 10 instalándose ...
Windows 10 instalándose …

Una vez se haya acabado de instalar, la máquina virtual se reiniciará. Al volver, aparecerá el asistente de configuración de Windows 10. Decir, que este proceso puede ser diferente dependiendo de la versión de Windows que hayamos escogido.

Lo primero que nos preguntará el asistente de configuración es por nuestro idioma y localización.

Asistente de configuración inicial de Windows 10. Seleccionamos nuestra ubicación (e idioma en caso de que nos lo pida).
Asistente de configuración inicial de Windows 10. Seleccionamos nuestra ubicación (e idioma en caso de que nos lo pida).

A continuación nos preguntará por nuestra cuenta de Microsoft. Esto es sólo en el caso que queramos iniciar sesión en nuestro equipo con la cuenta de Microsoft. Si no queremos hacer esto y queremos hacerlo con el método tradicional (creando una cuenta local), seleccionaremos la opción de “Unirse a un dominio”.

Cuenta para nuestra máquina virtual.
Cuenta para nuestra máquina virtual.

Después nos preguntará si queremos usar Cortana. Recordemos que Cortana es el asistente virtual de Windows, al igual que Siri lo es de iOS y macOS.

Usar Cortana en nuestra máquina virtual.
Usar Cortana en nuestra máquina virtual.

Una vez hayamos terminado con el asistente de configuración, Windows comenzará a configurarse …

Windows 10 se está configurando ...
Windows 10 se está configurando …

Una vez haya finalizado este proceso ya aparecerá nuestro escritorio típico de Windows 10 listo para usar. ¡Y listo! ¡Ya tenemos Windows 10 en nuestro Mac gracias a VirtualBox!

Windows 10 en macOS gracias a VirtualBox.
Windows 10 en macOS gracias a VirtualBox.

Conclusión

Como podéis ver, el proceso de instalación de Windows 10 con VirtualBox es más trabajoso que con Parallels, pero nos ahorramos el dinero que cuesta Parallels.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Cuál es tu aplicación de máquina virtuales favorita? ¿Qué método prefieres para ejecutar aplicaciones de Windows en Mac, máquina virtual o Wine?

mm

Soy Xoán Carlos Cosmed Peralejo, una mente curiosa con forma de estudiante de “Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicaciones” en Vigo. Amante de la ciencia y la tecnología.

  • VirtualBox es una de las pequeñas maravillas que hay para las plataformas y sistemas mas conocidos, pues permite poder usar un sistema diferente en el que usas habitualmente, y no solo eso, como está para todas las plataformas mas usadas, puedes ejecutar tus máquinas virtuales simplemente con pasarlas de un virtualizador a otro en otro sistema.

    Cabe destacar, que para las personas que utilicen habitualmente un sistema virtualizado Windows, en una unidad dinámica (que se va ampliando hasta el tamaño máximo asignado), puede haber problemas de espacio a la hora de tener contenerlo en el sistema origen. Para optimizar esa unidad virtual, haya que hacer algunas operaciones (desfragmentar y poner los bloques de disco al principio de la unidad, borrar el espacio libre para dejarlo limpio) y después compactarla de forma externa (y por línea de comandos, desde una ventana de Terminal) para que el fichero vuelva a ocupar poco espacio y no toda la unidad completa asignada.

    Otro consejo que suelo dar a mucha gente, es que una vez que tengas virtualizado un sistema, con tu configuración y personalización básica. Cierres el programa, comprimas con 7zip o cualquier otro compresor extremo la unidad virtualizada, y las dejes a buen recaudo en un disco duro externo. Pues estas unidades virtuales aunque son muy robustas, el sistema que las alberga puede perder fluidez, y a menudo puede corromperse con alguna actualización o de cualquier otro tipo. Teniendo una copia salvaguardada podrás recuperarla en todo momento. Y si eres de tener muchas máquinas virtuales con diferentes versiones para pruebas (por ejemplo, porque seas un desarrollador y necesites probar de primera mano como se comporta un software en diferentes condiciones), este truco te será muy útil.

    • Xoan Cosmed

      Hola. Antes de nada, gracias por tu comentario y por leernos 😉

      Virtual Box para mi es una de esas aplicaciones que hay que tener sí o sí si te gusta el mundillo de la informática. No sólo te permite poder acceder a aplicaciones que no hay para tu sistema operativo, sino probar nuevos sistemas operativos. Si no fuera por las máquinas virtuales nunca me hubiese animado a probar sistemas operativos como Elementary OS, Debian, CentOS, Fedora o Linux Mint, y me hubiese quedado estancado en el mítico Ubuntu como distribución de Linux preferida.

      Los trucos que tu dices están muy bien para aquellos que anden justos de espacio (como yo generalmente). Yo personalmente suelo usar las instantáneas cuando sé que voy a tener que estar yendo de una versión a otra (si voy a hacer pruebas por ejemplo). Si no es así, hago como tu dices, comprimir la máquina virtual (siempre con ella apagada). A parte que son bastante compresibles (como ya vimos en https://apple5x1.com/comprimir-compresion/) …