Compartir

La semana pasada fueron varias las acusaciones que se vertieron sobre Twitter, afirmando que los empleados de esta red social pueden acceder a los mensajes directos que se envían por Twitter, algo que levantó mucha discordia entre los usuarios que obviamente no quieren que sus comunicaciones privadas sean vistas por nadie, como recogió el medio de TechCrunch.

¿Lee Twitter nuestros MD?

Fue James O’Keefe el que lanzó esta bomba sobre la red social publicando material donde se muestra que los ingenieros pueden tener acceso a estos datos, afirmando que hay centenares de personas detrás de los mensajes directos. 

Twitter incorpora medidas para luchar contra el abuso

Estas acusaciones fueron respaldadas por otro ingeniero de la compañía,  Pranay Singh, llegando a afirmar que todos los mensajes sexuales y pornografía que se enviaban los usuarios estaban en su servidor. 

Obviamente ante estas declaraciones el usuario pues se llega a creer que los empleados que hay detrás de esta red social pueden ver todos los mensajes que se mandan dos personas, cuando estos deberían de ser totalmente confidenciales como por ejemplo pasa en WhatsApp, que se quedan entre el emisor y el receptor.

Twitter obviamente ha parcialmente negado todo esto en un comunicado recogido por Buzzfeed. Concretamente leemos lo siguiente:

No revisamos de forma proactiva los MD. Un número limitado de empleados tienen acceso a dicha información, por motivos legales y hacer cumplir los estrictos protocolos de acceso para los empleados.

En este comunicado podemos leer que no leen intencionadamente los mensajes de los usuarios, pero si tienen acceso un número limitado de personas dentro de la compañía que pueden extraer estos mensajes siempre que haya una solicitud formal.

Un juez ppnte un caso de acoso por esta red social puede solicitar los mensajes privados que han sido remitidos desde una cuenta, y los ingenieros los podrán extraer, pero sin una solicitud formal los ingenieros no pueden acceder a estos mensajes según la propia compañía.

¿Quién tiene razón? Aquí reside la gran pregunta. Puede ver el siguiente vídeo de donde ha salido toda la polémica y sacar tu propia conclusión.