Compartir

En el mundo globalizado en que vivimos, una de las mayores revoluciones en la comunicación han sido las redes sociales. Pero, ¿todo son beneficios?

Actualmente podríamos decir que no hay persona que no utilice las redes sociales a diario, ya sea para informarse de la actualidad o para entretenimiento. Esto es algo que ha cambiado nuestros hábitos de consumo y de vida; si bien es cierto que nos ayudan a comunicarnos y nos permiten estar conectados con personas a kilómetros de distancia, puede que el uso de las redes sociales también nos esté llevando a un aislamiento sin que nos demos apenas cuenta.

Un estudio analiza el efecto de las redes sociales en nuestras vidas

Según un estudio publicado en American Journal of Preventive Medicine un uso continuado de las redes sociales está asociado con una mayor percepción del aislamiento social. Aparte de lo alarmante que pueda ser este dato para nuestra salud mental, también hay que tener en cuenta las consecuencias para la salud física de este dato. Y es que un mayor aislamiento social está asociado a alteraciones en el peso, en los patrones del sueño e incluso en nuestro sistema inmunológico.

Es por ello que cabe realizar la siguiente reflexión: ¿las redes sociales nos aíslan? Todos hemos tenido esa sensación de estar esperando el transporte público y, por aburrimiento, empezar a hacer scroll down en nuestro facebook casi sin prestar atención por el mero hecho de pasar el tiempo. En estos momentos nos podríamos preguntar si esa acción nos está aportando algo realmente significativo; no es lo mismo interactuar con nuestras amistades que visualizar contenido como autómatas. En mi opinión, ahí está el factor clave del asunto y lo espinoso del debate: las dos caras de la moneda de las redes sociales. Sirven como elemento único de intercomunicación ya que nos permiten hacer cosas hasta ahora impensables pero también tienen ese punto de aislamiento que nos hace caer en el lado opuesto de la balanza.

Las redes sociales nos pueden llevar a una percepción pesimista de nuestra realidad

Aislamiento de las redes sociales

Por otro lado, creo que de un tiempo a esta parte hemos ido cayendo en un modelo de interacción social creado bajo el manto de la autoestima basada en el logro. No sería la primera vez que escuchamos una noticia de una modelo jugándose la vida para hacerse un selfie o gente haciendo barbaridades para conseguir más seguidores en sus redes sociales. Al final, tendemos a buscar la aprobación de los demás que en los tiempos que corren se traduce en más likes en esa foto de Instagram o más visionados en nuestros vídeos de YouTube.

Y esto se produce porque en nuestras redes sociales todo es felicidad y armonía; nadie cuelga en su muro de facebook: “Hoy me han despedido”; esto nos lleva a un efecto de comparación de las vidas de los demás con la nuestra que puede llevarnos a un descenso de nuestra autoestima o a una percepción distorsionada de nuestra realidad, haciendo que percibamos nuestra vida peor de lo que es. Sea como fuere, esta es mi opinión personal, pero quiero conocer la tuya ¿Somos menos felices e interactuamos menos por usar las redes sociales?

Psicólogo apasionado de la tecnología y la escritura. Me gusta transmitir y entretener.