Compartir

En las últimas décadas el mundo de la informática ha evolucionado considerablemente. El principal cambio que ocurrió en el mundo de la tecnología fue la miniaturización. Es decir, el tamaño de los procesadores y la memoria se ha reducido de manera notable. Y eso es de lo que hablaremos hoy, la evolución de los dispositivos de almacenamiento y los transistores, competente elemental de los dispositivos electrónicos.

Una evolución al “todavía más pequeño”

Uno de los tubos de vacío del ENIAC de la década de los 1940 era del tamaño de la palma de la mano. Desde entonces, el reducir el tamaño de estos componentes se convirtió en la meta, para así reducir el tamaño de los ordenadores, que de aquella época ocupaban una sala entera.

Sala del ENIAC

El mayor avance en el proceso de miniaturización llegó con transistores. El mayor logro en esta área se produjo en los Laboratorios Bell, donde experimentan con estos transistores.

Los transistores son unos dispositivos que hacen la misma función que los tubos de vacío. De hecho, el funcionamiento de ambos es muy similar. Ambos conducen electricidad o no dependiendo de la energía que reciben o han recibido. Es como un interruptor, sólo puede estar abierto (0) o cerrado (1).

La diferencia que hay entre ambos es el tamaño. Mientras que uno de ellos, los tubos de vacío, caben en la palma de la mano, los otros no se pueden ver sin la ayuda de un microscopio. Desde entonces, se ha tratado de hacer los transistores más y más pequeños.

Procesador

Cuanto más pequeños, más transistores se pueden meter en un chip o procesador. Además, el menor tamaño también puede ayudar a que los transistores funcionen mejor al estar más próximos entre sí. ¿Y cuánto se reduce el tamaño de los transistores? Los últimos procesadores de Intel, los Kaby Lake, tienen procesadores de tan sólo 14 nanómetros. Por el contrario, en 2010 los procesadores Westmere de la misma empresa, trabajaban con transistores de 32 nanómetros. Sin lugar a duda, una gran diferencia.

¿Y cuál es el límite? Se estima que el límite de los transistores está en los 7-8 nm. A partir de ahí, el material del que están hechos se vuelve muy inestable. Como podemos ver, nos estamos acercando a ese límite. Por esta razón, es importante buscar nuevas alternativas.

Vías de mejora

El proceso de miniaturización no debe detenerse. No estamos satisfechos con lo que tenemos hoy. Queremos más. ¿Cuál es el siguiente paso en el camino del “todavía pequeño”? Uno de los campos posibles donde puede haber un gran avance es en la nanotecnología. En particular, el Grafeno parece ser el futuro de los procesadores, eliminando así el “monopolio” del Silicio. Por ejemplo, es con este gran material el que construyó el transistor más pequeño, ¡con tan sólo un átomo de espesor!

Grafeno, el material de Dios.

Otro gran campo donde podemos avanzar es en el ordenador cuántico. Las grandes empresas lo están investigando, y ya ha demostrado su potencial. La proliferación de esta tecnología causará un gran impacto, pero no como todo el mundo pueda pensar … Pero hoy no hablaremos de ello en este artículos, pero no dudes en pedírnoslo.

El avance de los dispositivos de almacenamiento

No sólo los transistores, y por lo tanto, procesadores, han visto reducido su tamaño en las últimas décadas. Los dispositivos de almacenamiento han cambiado radicalmente. No sólo han sufrido un proceso de miniaturización, sino un cambio completo.

Tarjetas perforadas

Para muchos, las tarjetas perforadas fueron el primer dispositivo de almacenamiento. El concepto de tarjetas perforadas surgió en el siglo VIII gracias al científico e inventor Charles Babbage. Pero no comenzaron a ser utilizados en el campo de los ordenadores hasta 1950.

El funcionamiento de estos es muy simple. Son simplemente tarjetas de cartón, plástico o de otro material duro con agujeros. ¿Y cómo lee y escribe la información? Muy simple, la información se guarda en binario, al igual que en el resto de dispositivos de almacenamiento. En este caso, un agujero es un cero, y la ausencia de éste es un 1. De esta manera, podrían almacenar hasta 960 bits.

Tarjeta Perforada

Cintas magnéticas

Esta es una tecnología muy versátil que consiste en una banda de plástico. Ésta se recubre con un material magnético, que es lo que guarda la información. En el pasado, esta banda se enrolla en una bobina, que podría almacenar entre 5 y 10 MB. Aunque estos fueron evolucionando para poder almacenar mucha más información y tener muchos formatos.

Esta es posiblemente la tecnología de almacenamiento más antigua que todavía se sigue usando. Pero … ¿todavía se sigue utilizando? Sí, el “viejo” VHS es un ejemplo, pero también lo son las cintas son LTO, que todavía está vendiendo y creando nuevas versiones. Pero esto ya lo discutimos en otro artículo.

Cintas magnéticas del UnivacII

Conclusión

Como podemos ver, en el campo de la informática parece que todo es una carrera para ver quién puede hacerlo más pequeño. El resultado de esto es la posibilidad de tener móviles o ordenadores en nuestras casa.

En la segunda parte veremos el resto de dispositivos de almacenamiento que falta. ¡Allí nos vemos!

mm

Soy Xoán Carlos Cosmed Peralejo, una mente curiosa con forma de estudiante de “Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicaciones” en Vigo. Amante de la ciencia y la tecnología.