Compartir
Miniaturización

En el anterior artículo, hablamos del proceso de miniaturización. Además, también analizamos los dos primeros pasos en nuestra evolución de dispositivos de almacenamiento, tarjetas perforadoras y cintas magnéticas. No olvides de leer la parte anterior, que lo puedes hacer aquí.

La evolución de los dispositivos de almacenamiento (continuación)

Los disquetes

Ya entramos en territorio conocido, aunque a los más jóvenes puede que no les suene. Su funcionamiento era muy similar al de una cinta magnética, pero mientras que las cintas magnéticas eran muy pesadas y voluminosas, éstos tenían un tamaño muy pequeño. La principal diferencia es que aquí la banda es circular y no se enrolla, además la densidad de información era mayor.

Los disquetes se comercializaron en dos tamaños diferentes. Primero vinieron los disquetes de 5,25”, que nacieron con el propósito de crear un dispositivo de almacenamiento portátil. ¿Y cuál era su capacidad? De sólo 1,2 MB.

Posteriormente lanzó una versión mejorada del mismo. Éstos eran más pequeños y más robustos. Estos disquetes de 3,5” podrían almacenar hasta 1,44 MB.

Disquete

Desde entonces, varias compañías presentaron sus propios disquetes mejorados. Algunos de ellos podían llegar a la capacidad de 240 MB, pero ninguno llegó a ser lo suficientemente popular.

Discos magnéticos

Estos son los discos duros que hoy consideramos tradicionales. Se llaman HDD, por el acrónimo “Hard Disk Drive”.

El funcionamiento es similar a las cintas magnéticas, pero en lugar de una banda de plástico, aquí hay un disco rígido girando a altas velocidades. Al igual que las cintas magnéticas, su existencia fue clave.

¿Y qué capacidad tiene un disco duro magnético? Originalmente, la cantidad de datos que podrían almacenar uno de estos discos duros fue la agenda de megabytes. Hoy está en el orden de los terabytes. Por ejemplo, el disco duro más grande que se puede encontrar hoy en las tiendas es de 6 TB. Sólo las cintas magnéticas LTO están al mismo nivel en términos de capacidad.

Disco duro magnético (HDD)

Discos ópticos

Los siguientes dispositivos de almacenamiento que vamos a hablar son los discos ópticos. Estos discos en lugar de utilizar un campo magnético para leer y escribir datos, utilizan la luz de un láser. De ahí su nombre.

Los primeros discos ópticos que se comercializaron a gran escala fueron el CD en los años 90. Éstos tenían la útil capacidad de almacenamiento de 700 MB.

Pero los discos ópticos no son sólo el CD. También son el DVD y todas sus variantes. Al igual que los Bluray son actualmente los más populares para comercializar películas y videojuegos, y pueden almacenar de 25 a 100 GB.

Disco óptico (CD, DVD y Bluray)

Memoria Flash

La memoria de una tarjeta SD, de un móvil, de un disco duro de estado sólido (SSD), y más, se basan en memoria flash.

Estos dispositivos, a diferencia de todo lo anterior, es 100% electrónico. Su funcionamiento es similar a la EEPROM, pero con ciertas mejoras. Estos se basan en transistores para almacenar información, pero la forma de utilizarlos es muy variada.

Su forma es muy variada, y se puede encontrar en una multitud de formatos. Además, este tipo de memoria es bastante duradera. La capacidad varía de megabytes a los gigabytes. La capacidad máxima que normalmente se encuentra es de 256 GB, pero hay unidad Flash y tarjeta SD de 1 TB.

Memoria Flash y discos de estado sólido (SSD)

Menciones especiales para …

Esos son los dispositivos de almacenamiento más populares, pero no los únicos. Ahora haremos una revisión para otros medios de almacenamiento populares, aunque en menor medida:

  • Disco magneto-óptico. Estos discos vienen en un formato tipo disquete, pero su funcionamiento no es el mismo. Podríamos decir que estos discos son una fusión entre discos ópticos y disquetes magnéticos. ¿Por qué? Porque la tecnología óptica se utiliza solamente para la lectura, pero la tecnología magnética ayudada por un laser que calienta el disco se utiliza para la escritura. De esta manera, estos discos son resistentes a los campos magnéticos, una debilidad de los disquetes.

Disco magneto-óptico.

  • Disco Zip. Éstas eran una versión mejorada de disquetes. Tenían una capacidad de entre 100 y 750 MB, y eran completamente magnéticos.

Disquete Zip

  • El almacenamiento en la nube. Sí, lo sé, este no es un dispositivo de almacenamiento. Pero quería mencionarlo porque cada vez es más importante.

Nube (Cloud)

Conclusión

Como podemos ver, los sistemas de almacenamiento han avanzado considerablemente con el tiempo. Hemos pasado de dispositivos con poco más de 1 MB a dispositivos con terabytes de información en menos de medio siglo. Sin lugar a dudas sorprendente avance. ¿Qué opinas?

mm
Soy Xoán Carlos Cosmed Peralejo, una mente curiosa con forma de estudiante de "Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicaciones" en Vigo. Amante de la ciencia y la tecnología.