Compartir

El iPhone X se lanzó en septiembre de 2017 y fue recibido con gran aclamación. Este nuevo diseño se estuvo desarrollando durante cinco años según el propio Jony Ive, y marca un salto tecnológico muy importante con respecto a los modelos anteriores como son el iPhone 8 y 8 Plus. Apple pretendía brindar una auténtica experiencia visual con su último smartphone, donde la pantalla de 5,8 pulgadas se funde a la perfección con su carcasa curvada plateada o en gris espacial, y parece que lo ha conseguido.

¿Qué es lo mejor que hemos visto en el iPhone X?

Esta pantalla Super Retina utiliza tecnología OLED para ofrecer colores deslumbrantes e imágenes increíblemente nítidas. En una era en la que utilizamos nuestros smartphones para todo, desde compras, transacciones bancarias o hasta incluso juegos en línea utilizando estos terminales, Apple quiere que su teléfono más reciente proporcione al usuario una experiencia visual inmersiva.

El iPhone X cuenta con la pantalla más grande que haya tenido nunca un teléfono de Apple, pero como en la práctica es “todo pantalla”, sigue siendo más pequeño que el iPhone 8 plus, así que es fácil de llevar. Puesto que la parte frontal del terminal solo es pantalla, para desbloquearlo debemos de deslizar el dedo hacia arriba desde la parte inferior de la pantalla: otro ejemplo de Apple en su afán por cambiar el modo en que usamos la tecnología. Sin botón Home, no existe la función tradicional de desbloqueo con Touch ID.

En su lugar, el iPhone X utiliza un sistema de reconocimiento facial en el que las cámaras FaceTime crean una imagen 3D de tu cara. Básicamente funciona del mismo modo que una huella dactilar, permitiéndote desbloquear el teléfono apuntando el sistema de cámaras hacia tu cara. Como usa un mapa 3D, las fotos o masas no permiten que el teléfono sea desbloqueado por otra persona.

Todos sabemos el miedo que se siente cuando nuestro preciado smartphone cae de lleno sobre una superficie dura o en el agua. El iPhone X elimina estas preocupaciones con el vidrio más resistente que hayas visto en un smartphone, tanto en la parte frontal como trasera. Y no solo eso, porque al tratarse de un teléfono que se carga sin cables, no hay agujeros en los que entre el agua, haciendo que sea resistente al agua y al polvo. Hablando de cargar, una de las principales quejas de los usuarios de smartphones (en otras palabras, de todo el mundo) es que la batería se consume mucho más rápido que las de los viejos ladrillos de Nokia. El objetivo del iPhone X es remediar ese problema con una batería de diseño personalizado que dura hasta 2 horas más que la del iPhone 7.

El iPhone X también cuenta con dos cámaras en el reverso del terminal; una es una cámara de gran ángulo que captura vídeo en 4K, hasta 60 fotogramas por segundo, y la otra es una lente telefotográfica con una función de zoom de x10. Este smartphone se carga de forma inalámbrica, de modo que la parte trasera de vidrio se puede utilizar con cargadores certificados de Qi en lugar de enchufar cables. El iPhone X es un teléfono precioso que te invita a tenerlo en tus manos y tocarlo. El diseño “todo pantalla” lo convierte en un terminal que elimina las barreras entre el usuario y la fotografía, vídeo o juego al que mire. Apple nos invita a “Decir hola al futuro” y el futuro se ve mejor que nunca.

  • albert

    Yo creo que hasta que no le quiente esas cejas sumamente feas y adapten aplicaciones tanto de video o imagen para que se aprobeche toda esa pantalla me parece que me quedo con los modelos anteriores , los 512 gigas para un terminal me parece desorbitado aun. Pero bueno que para gustos los colores y los bolsillos.