Compartir

Las noticias sobre iPhone que han sobrevivido a una caída de una altura considerable siempre son curiosas. Sobre todo porque seguramente conocerás a alguien que ha tenido la mala fortuna de tener un teléfono inservible después de una caída accidental a baja altura.

En este caso, os contamos la historia de una pareja que estaba disfrutando de una atracción de feria. Se grababan felizmente hasta que el terminal se desprendió de la mano la chica y este se precipitó al suelo desde una altura de 130 metros.

Lo curioso de este accidente, es que el iPhone grabó toda la secuencia, incluso lo siguió haciendo aterrizó a los pies de la atracción, captando una secuencia bastante llamativa mientras los propietarios seguían en la torre StarFlyer.

130 metros de altura no son suficientes para este iPhone

La atracción StarFlyer es una atracción capaz de elevar hasta 130 metros a los usuarios que desean experimentar la sensación de “libertad” en una silla voladora durante unos minutos. Esta atracción es una de las más altas del mundo, así que Cansel Yildirim (nombre de nuestra protagonista) decidió tener un recuerdo de ese momento.

Todo marchaba bien, la atracción comenzó a elevarse mientras las sillas voladoras comenzaban a coger ritmo. Las risas y el jolgorio se apoderó de Cansel, hasta que en un momento inoportuno, el iPhone 7 Plus que captaba el momento se desprendió de su mano para aterrizar sobre la parte trasera del mismo.

El iPhone grabó toda la secuencia, pero lo más llamativo de esta historia, no es que Cansel localizara el iPhone gracias a la aplicación “Buscar mi iPhone”, lo sorprendente es que el teléfono estuviera intacto. Muchos podréis pensar que esto es debido gracias a una buena funda protectora, pero nuestra protagonista afirma que su iPhone no tenía puesta ninguna.

“Es un verdadero milagro que no le haya pasado nada a mi teléfono, ya que no se rompió ni se rajó en absoluto”. Afirmaba Cansel. No es para menos, seguramente conocerás a alguien (o tú mismo) donde su iPhone sufrió una caída de poca altura con protector de pantalla y funda corriendo una peor suerte.

  • Jose Antonio

    Suerte más que nada, yo personalmente cuando mi iPhone X con menos de un mes se me deslizo de mis manos hacia el suelo de mármol y calló completamente en plano boca abajo, es decir con la pantalla hacia el suelo, desde una altura aproximadamente metro y medio, se me descompuso la cara, pues no llevaba ninguna protección de nada, y no sufrió ni un rasguño, no quiere decir mucho, yo creo que es la forma en la que cae y una suerte bestial