Compartir

El boom del iPhone X ha dejado muy satisfecha a Apple que no se esperaba tal recibimiento, aunque ya lo avisaban todos los analistas de estos retrasos, yéndonos a principios del mes que viene. Apple ha pillado el mensaje de que los usuarios queremos un nuevo diseño y lo aplicarán en los iPad que se presentarán el año que viene. Estos, incorporarían Face ID, así como la ausencia de biseles y pasaría a ser más delgado pero con la misma o más potencia.

Un iPad Pro a juego con el iPhone X

Concepto iPad

Bloomberg  ha lanzado hace unas horas un informe librando este bombazo donde afirman que estos son los planes de Apple para el mundo iPad en el 2018. Concretamente apostarían por reducir los bordes, incorporar una GPU propia y darle soporte a Face ID, quitando el Touch ID. Concretamente el fragmento dice lo siguiente:

Al eliminar el botón de inicio, Apple planea reducir notablemente el tamaño de los bordes en la parte superior e inferior del dispositivo por primera vez desde su introducción en 2010, con lo que el diseño más cercano al de la insignia recientemente lanzado iPhone X. La nueva versión será la primera mirada renovada para el iPad desde el primer Pro iPad debutó en 2015.

Al quitar el Touch ID, se podrán permitir el lujo de reducir el grosor del dispositivo, pero todo no son buenas noticias, ya que no copiaría la pantalla OLED del iPhone X, permaneciendo con la pantalla LCD, ¿a qué se debería esto? Bloomberg apuesta que la escasa producción de pantallas para el iPhone X no daría pie a que haya para el iPad, por lo que en esta ocasión se quedaría con LCD, pero puede que cuando se resuelva este tema, en 2019, tengamos estas pantallas.

Déjanos en los comentarios que opinas al respecto de esta idea.