Compartir

Gracias al iPad, podemos tener un estudio de grabación portátil conectándole una interfaz de audio.

Esto se consigue gracias a los adaptadores que Apple nos ofrece, para conectar equipos de externos, pero también tenemos soluciones con conexión Lightning.

Los equipos de Apple son unos dispositivos extraordinarios para crear contenidos, pero también necesitamos un hardware externo para conseguir un sonido con mejor calidad.

La creatividad llega en cualquier momento, la inspiración no tiene un horario, así que tener un estudio portátil puede ser muy beneficioso para muchos usuarios.

Interfaz de audio para iPad, ¿Para qué sirve?

iPad Pro Ricky Interfaz audio micrfono

Existen varias soluciones para conectar instrumentos o micrófonos a nuestro iPad. Hoy nos vamos a centrar en interfaces de audio para conectar un micrófono XLR, por ejemplo, para la producción de Podcasts.

Existen micrófonos USB que podemos conectar a nuestro iPad, pero esto sería un tema totalmente distinto, del cual, ya trataremos. La gracia de una interfaz de audio, es que podemos conectar micrófonos con conexión XLR, instrumentos y ademas mejoraremos la calidad del audio.

La interfaz de audio que podemos conectar a nuestro iPad, transmite la señal analógica para convertirla en digital, mejorando la calidad de audio. Para sacarle el máximo partido, podríamos optar por un previo (amplificador de señal), pero ahí ya subiríamos de nivel (y de nuevo, sería para otro post más específico).

Resumiendo, una interfaz de audio nos permite conectar un micrófono XLR a nuestro iPad. Con esa configuración, os recomiendo comprar un micrófono de buenas prestaciones de unos 70 o 100 euros aproximadamente. No sirve de nada tener un micrófono de 400 euros si no conectamos un previo para que procese la señal del mismo.

Interfaz de audio para iPad

Interfaz de audio Focusrite

Aunque existen bastantes en el mercado, voy a centrarme en dos, concretamente en Focusrite iTrack Solo Lightning y en la Yamaha AG-03/06. La primera es una interfaz de audio, mientras que la segunda, es una pequeña mesa de mezclas con una interfaz de audio incorporada.

La Focusrite iTrack Solo Lightning, tiene la particularidad de que se conecta directamente en a nuestro iPad mediante un cable USB a Lightning (el mismo que con el que cargamos nuestro iPad o conectamos a nuestro Mac).

Esta interfaz está especialmente diseñada para iPad y Mac. Nos permite tener una buena calidad de sonido a 24 bit/96 kHz, incorpora 2 entradas de audio (micrófono e instrumento), 2 salidas analógicas y un preamplificador con alimentación phantom de 48V, salida de auriculares, 2 salidas analógicas RCA y un interruptor de monitorización directa (esto último es importante).

Bien, para que todos nos entendamos, esta dispositivo lleva incorporado un preamplificador de 48 V que permite alimentar los micrófonos de condensador que necesiten corriente eléctrica para funcionar, una buena calidad de sonido y permite escucharnos por los auriculares en tiempo real sin latencia.

El interruptor de monitorización nos permite escuchar nuestra propia voz mientras estamos cantando o produciendo un podcast. Si lo hacemos por software, seguramente tendremos una latencia importante, es decir, la reproducción de nuestra voz por los auriculares iría más lenta y nos costaría mantener un diálogo constante.

La Focusrite iTrack Solo Lightning nos permite conectar un micrófono a nuestro iPad sin ofrecer más opciones, es para lo que es y funciona realmente bien por un precio reducido y un peso muy ligero.

Mesa de mezclas para iPad con interfaz de audio

Interfaz de audio Yamaha AG

A diferencia de la Focusrite iTrack Solo Lightning, con la Yamaha AG-03/06, tenemos la opción de tener un interfaz de audio y una pequeña mesa de mezclas en un mismo dispositivo my compacto.

Esto nos permite realizar algún efecto de audio y poder controlar los volúmenes de audio, además de poner conectar otros dispositivos, por ejemplo un iPod o un iPhone.

Esta Yamaha es interesante porque incluye la función LOOPBACK. Esto quiere decir que podemos transmitir todo el audio de nuestro iPad y de nuestro micrófono en una sola pista de audio. Lo correcto sería tenerlo todo por separado, pero si que lo queremos simplificar al máximo, es una opción a tener en cuenta.

El ruido blanco es bastante bajo y la latencia prácticamente es imperceptible. No cuenta con conexión Lightning, pero podemos conectarla con un adaptador de Apple. Necesario para alimentarlo con una batería portátil, al igual que la Focusrite iTrack Solo Lightning).

La Yamaha cuenta con 3 canales en el caso de la AG-03 y de 6 en la AG-06. Nos ofrece más opciones de configuración y regulación del audio, además de una independencia de software si queremos realizar movimientos de volúmenes.

Adaptador Lightning de Apple

Cable para interfaz de audio

Este adaptador lo podemos encontrar en la web de Apple, existen de terceros, pero no os lo recomiendo ya que no son MFI y podríamos tener ciertos problemas. Está pensado para pasar las fotos de nuestra cámara a nuestro iPad sin necesidad un MacBook. Tiene un precio de unos 35 euros en la web de Apple.

Gracias a este adaptador, podremos conectar nuestra Yamaha AG03 o AG06 a nuestro iPad. Recodamos que en el caso de la Focusrite, ya incluye su propia conexión Lightning, así que no sería necesario usar este adaptador.

Ambas interfaces, debemos conectarlas a una batería externa para poder alimentarlas (si no tenemos un enchufe cercano). Si no lo hacemos, el iPad nos ofrecerá un mensaje diciendo que los dispositivos conectados necesitan demasiada potencia para usarlos sin una fuente de alimentación.

También existe un adaptador que incluye una entrada USB A y otra Lightning. Gracias a este adaptador, tenemos la oportunidad de alimentar la interfaz de audio directamente desde nuestro iPad. Siempre y cuando el iPad, esté conectado a una fuente de energía. El precio ronda los 45 euros aproximadamente.

Sencillo, básico y barato

Con este equipamiento, tendremos todo lo necesario para poder conectar un instrumento o un micrófono XLR y comenzar a producir nuestros contenidos desde cualquier lugar. Ahora sólo hace falta usar nuestra aplicación favorita para poder guardar y procesar el audio, por ejemplo, en iOS, encontramos GarageBand o incluso de manera nativa, Notas de voz.

Por supuesto, existen soluciones más complejas, pero he querido mostrar las opciones más simples y sencillas para conectar un micrófono XLR o un instrumento directamente a nuestro iPad con una interfaz de audio relativamente económica.

¿Te gustaría producir tus propios temas musical o podcasts desde un iPad? ¿Sueles usar el iPad para crear contenidos de este tipo?

  • Juanjo Ĥuanĥo

    Gracias por el artículo. Me interesa el tema para poder grabar podcast con el iPad.