Compartir
iPhone 7 Jet Black iPhone 7 Plus Negro Mate

En un post publicado en Apple 5×1 hace unas semanas, os contaba los motivos por los que me parecía excesivo el tamaño del iPhone 7 Plus. En dicho post os comentaba también que pronto lo cambiaría por un iPhone 7, el cual ya es mío desde hace casi dos semanas.

En este artículo os explicaré mi experiencia con el cambio de un terminal de 5,5” a uno de 4,7”.

Al final, es cierto: el tamaño importa

El tamaño es importante. Estoy hablando de móviles, no seáis mal pensados. En aquel post mencionado valoraba cuanto de importante era el tamaño de un móvil y más aún del iPhone sabiendo que aún los marcos siguen siendo demasiado grandes.

12 días son los que llevo con mi iPhone 7. En un color negro mate precioso, también he de decirlo. El hecho de pasar también del plateado a este color es un punto más que positivo para mí, ya que en su momento también valoré la opción de comprar mi 7 Plus en ese color, aunque me acabé decantado por el plateado.

iPhone 7 Plus y iPhone 7 de Apple
iPhone 7 Plus y iPhone 7 de Apple

Desde el primer momento que sostuve mi nuevo terminal supe que, sin duda, era el teléfono más adecuado para mí. Sus dimensiones son perfectas para el manejo a una mano y no os imagináis la satisfacción que me produce poder guardarlo en cualquier bolsillo sin que sobresalga o note su peso. Para los más fans de Los Simpsons va esta frase y es que con mi iPhone 7 en el bolsillo es como si no llevara nada.

Volviendo al tema del color, pienso que el tener un móvil con la parte frontal en negro hace que parezca más grande y cubra los excesivos marcos, ya que cuando está bloqueado o apagado apenas puedes diferenciar que parte es pantalla y cuáles son los marcos.

Algo que reclamaba a Apple era un terminal con un tamaño medio entre el de 4,7 y el de 5,5 pulgadas, ya que mientras uno me parecía muy grande, el otro muy pequeño. Pero a día de hoy, y desde el primer momento que utilicé mi iPhone 7, estoy convencido de que el tamaño pequeño es perfecto y aunque un poco más grande no estaría mal, creo que es suficiente con las 4,7 para aquellos que, como yo, se les hace difícil el manejo del grande.

(Casi) idéntico rendimiento

Este es uno de los apartados que más me preocupaba. No en si el rendimiento del teléfono, ya que tanto el iPhone 7 como el 7 Plus usan el mismo microprocesador. Lo que me preocupaba era la batería, y si es cierto que se nota que es menos potente pero no es ni de lejos una diferencia abismal.

Según Apple la diferencia entre ambos en batería puede llegar a las 2 horas, algo que según mi experiencia debo desmentir y es que, aunque ahora me cuesta un poquitín más llegar al final del día, llego sin problemas como ya hacía con el 7 Plus.

El manejo que hago del teléfono es el mismo que venía haciendo. Gestionar mi agenda personal, redes sociales, llamadas y visualizar contenido multimedia de vez en cuando. La fluidez del teléfono y la experiencia que noto es idéntica a la que experimentaba con el 7 Plus. Insisto en que llevan el mismo microprocesador, y eso influye en este apartado. Además de que, al igual que con el otro, cuento con 128Gb de memoria que me hacen me dan mucha libertad.

Sorpresa con la cámara del iPhone 7

Perder el modo retrato que tenía en mi iPhone 7 Plus gracias a la doble cámara, era algo que me entristecía bastante. Más por el hecho de no tener esa opción si la preciso, que por utilizarla, por qué en realidad tampoco es que le diera un uso importante a esta función.

Modo retrato en el iPhone 7 Plus
Modo retrato en el iPhone 7 Plus

También dudaba de si la cámara del iPhone 7 en modo normal podría llegar a satisfacerme como lo hacía el Plus y la verdad es que la cámara me ha sorprendido… para bien, para muy bien. La calidad de la cámara del iPhone 7 es brutal y sigo haciendo el mismo tipo de fotos que hacía antes y apenas noto la diferencia.

Conclusión

El motivo principal, y diría que único, por el que pase del iPhone 7 Plus al iPhone 7 era el tamaño y he de decir que estoy bastante satisfecho con el cambio. Me he adaptado tan rápido y tan bien a mi nuevo teléfono que ahora me sorprende cuando algún amigo me presta su Plus y lo tengo en mis manos. Lo veo tan grande y aparatoso que pienso, ¿En serio he podido manejar yo este móvil durante 6 meses?

En definitiva y al margen del tamaño, las diferencias entre ambos dispositivos me parecen escasas o al menos no suficientes para que yo eche de menos mi anterior móvil. Estoy encantado y creo que nunca he estado tan contento con un terminal. Si alguien está en una situación similar a la que estuve yo, mi consejo es claro: cámbialo.

Si quieres comparar ambos terminales, visita la web de Apple haciendo click aquí.

Te invito a que si has tenido oportunidad de probar ambos dispositivos nos des tu punto de vista y tu experiencia en los comentarios.

  • Mario

    Yo elegí el pequeño desde el primer momento también en negro mate, es sencillamente genial lo unico quizas lo que dices de los marcos y alguna horilla de batería en ciertos días pero lo demás muy muy bien

    • Álvaro García Miguélez

      Olé esos 7 negros mate! Esperemos que con el nuevo iPhone quedé zanjado el tema de los marcos y Apple empiece a parecerse a sus competidores.

      Un saludo!

  • Andres Hernandez

    Yo tengo buenos y malos momentos con mi iPhone, compré el modelo chico del iPhone 7 y me encantó el color negro brillante, lo único en lo que no me decidía era si quedarme con el 7 en Jet Black o me paso el plus por unos pesitos más… terminé comprandome el 7 v. normal, aunque aveces me dan esos ataques de “debí comprarme el grandote”, pero estoy satisfecho.

    • Álvaro García Miguélez

      Si te consuela, yo también soy indeciso a veces, y también suelo tener dudas en el aspecto de “debería haber comprado esto y no aquello”. Aunque con el iPhone 7 pequeño todavía no me ha ocurrido. Lo mejor es meditar bien antes de comprar y una vez comprado intentar evitar esos pensamientos y disfrutar de nuestra compra.

      Si por lo que sea no acabas de estar convencido siempre puedes valorar diferentes opciones para adquirir el otro. Yo estuve un par de meses pensando y buscando una solución.

      Un saludo!

  • Hank C. M.

    Tengo el iPhone 7 también y, viendo en la tienda el tamaño del Plus, no pude estar más seguro de acertar con ese tamaño, y más cuando tuve dudas con el tamaño del 7, frente al del 5.
    Cuando la gente habla del iPhone 7, siempre se suele referir a que merece mucho más la pena el Plus que su compañero – iPhone 7 -, teniendo en cuenta el rto. de batería y la cámara pero, como tú dices… a mí la batería, salvo ciertos días en que el uso es muy anómalo, me llega de sobra a final de día (imagino que tampoco me llegaría con el Plus en esos días), nada que no se resuelva con una PowerBank y respecto a la cámara… quitando el modo retrato como comentabas…

    Un fallo garrafal a mi modo de ver es la diferenciación en cuanto a ciertas características, como podría ser la cámara, respecto del 7 y el 7 Plus, donde no debería de haber mayor diferencia entre terminales, más alla del tamaño; es casi una falta de respeto para con quienes como tú ahora, y yo, consideramos desproporcionado el tamaño del 7 Plus.

    • Álvaro García Miguélez

      Tristemente es así Hank. Lo normal era que entre los modelos normales y los Plus hubiera diferencias de batería y de tamaño. Fue, desde mi punto de vista, todo un error de Apple haber permitido tanta diferencia en un apartado como la cámara.

      Un saludo!

  • Luis

    Hola Álvaro. Desde el primer momento elegí el modelo más chico y, aunque al tiempo pienso en las ventajas del más grande, cuando tengo uno en la mano me parece muy grande y menos manejable para poner y sacar del bolsillo del pantalón. Si un nuevo modelo conservara el tamaño de pantalla reduciendo los marcos (y por ende el tamaño general del teléfono) seguramente elegiría el modelo Plus. Saludos!

    • Álvaro García Miguélez

      Totalmente de acuerdo contigo Luis. El día que salga ese teléfono con más pantalla y menos marcos será nuestro momento de elegir el Plus.

      Un saludo!