Compartir
Lee discos duros de Windows con NTFS en el Mac con macOS

Como todos sabréis, el disco duro del Mac tiene por defecto el formato Mac OS Plus, o también denominado HFS+. Por defecto, macOS es capaz de leer y escribir FAT y exFAT, que son ya formatos universales. ¿Pero qué pasa con NTFS? Este es el formato de Microsoft, y es posible leerlo por defecto en macOS. ¿Pero podemos escribir en él? Por desgracia no, la escritura en discos NTFS no está por defecto en el sistema operativo de Apple.

¿Y cómo podemos escribir en discos NTFS desde un Mac? He aquí unas posibles soluciones.

Tuxera NTFS

Esta es una de las opciones más sencillasTuxera NTFS es una extensión para OS X que nos permite escribir y formatear discos duros en NTFS. Ésta es muy popular y sencillo de usar, debido a la facilidad de su instalación y uso. La parte negativa de Tuxera NTFS es que es de pago.

Tuxera NTFS para Mac
Tuxera NTFS para Mac

Paragon NTFS

Otra opción de pago e igual de buena que la anterior es Paragon NTFS. Esta extensión de pago, como la anterior, es una forma muy estable y sencilla de conseguir nuestro propósito.

Paragon NTFS para OS X
Paragon NTFS para OS X

Fuse y NTFS-3G

Empezamos ya con los métodos gratuitos, aunque por la contra, son más complicados de usar. De los dos procesos gratuitos que explicaremos este es el más estable y más sencillo de usar, por eso es el que yo suelo usar.

Preparación (sólo para OS X El Capitán o posterior)

Si tienes OS X El Capitán (10.11) o posterior tienes que realizar un paso previo.

En OS X El Capitán, Apple introdujo una serie de cambios con relación a la compatibilidad con NTFS. Estos cambios se mantuvieron en macOS Sierra, e impiden el uso de este método. Sin embargo, he aquí un truco para hacerlo funcionar:

  • En primer lugar deberemos reiniciar nuestro Mac y mantener pulsado Cmd+Rpara entrar en el modo de recuperación.
  • A continuación, en el menú de Utilidades abrimos la Terminal.
Modo de recuperación del Mac
Modo de recuperación del Mac
  • En ella escribimos el siguiente comando:
    csrutil disable

Una vez hecho esto ya podremos reiniciar en el modo normal del Mac para proseguir con la parte común.

Instalación (común para todas las versiones)

Después de realizar la preparación (en caso de que sea necesario), instalaremos Fuse(OSXFuse) y NTFS-3G.

  • El primer paso para su instalación sería descargar ambas herramientas desde sus webs oficiales: Fuse y NTFS-3G.
  • A continuación debemos instalar Fuse, ejecutando el instalador. Si te pregunta qué tipo de instalación deseas hacer y te da para elegir qué instalar, debes instalar todo, es decir, el OSXFuse Core, el OSXFuse Preference Panel y el OSXFuse Compatibility Layer.
Instalar Fuse para Mac OS X (o macOS)
Instalar Fuse para Mac OS X (o macOS)
  • Una vez instalado Fuse necesitamos instalar el driver NTFS-3G (el cual lleva mucho tiempo sin actualizarse, y de ahí que tengamos que instalar esa capa de compatibilidad durante la instalación de Fuse). La única pregunta “extraña” que se nos hará durante la instalación es elegir entre “No caching” y “UBLIO Caching”; aquí realmente no importa demasiado cual elijamos, pero recomendamos la primera.
Instalando NTFS-3G para Mac OS X o macOS
Instalando NTFS-3G para Mac OS X o macOS

 

  • Al reiniciar el Mac después de instalar todo esto, nos saldrán un montón de alertas. No os preocupéis, es algo normal, y de hecho eso significa que hemos instalado todo bien. ¿Y me va a quedar así para siempre? No, para evitar estos mensajes debemos instalar Fuse-Wait (el cual podéis descargarlo del enlace).
Instalando Fuse-Wait para macOS.
Instalando Fuse-Wait para macOS.

¡Y ya está! Ya tenemos todo listo … salvo por un pequeño detalle si tienes El Capitán o posterior.

Finalización (sólo para OS X El Capitán o posterior)

Si tienes OS X El Capitán o posterior, tienes que realizar un proceso para revertir lo de la preparación.

  • Al igual que en el caso anterior, tendremos que reiniciar nuestro Mac y pulsarCmd+R mientras se inicia.
  • Una vez entremos en el modo de recuperación, tendremos que abrir la Terminaldesde el menú de Utilidades.
  • Ahora tendremos que volver a activar lo que hemos desactivado previamente. Para ello escribiremos el siguiente comando:
    csrutil enable

¡Y ahora sí! ¡Ya está! Una vez reiniciemos ya habremos finalizado.

Desde Terminal

Para finalizar veremos un procedimiento más complicado. Este método será el más inestable. Por tanto, este es el método menos recomendado y es altamente recomendable tener copias de seguridad.

Configurando el disco

En este último método no usaremos ninguna aplicación de terceros, sino que lo haremos todo desde Terminal:

  • Para abrir la app de Terminal tendremos varias formas. Podemos abrirla desde el launchpad, Spotlight o la carpeta de aplicaciones, por ejemplo.
  • Ahora procederemos a abrir el archivo de configuración. Este se puede abrir con el siguiente comando:
    sudo nano /etc/fstab
Abrir el archivo de configuración de discos
Abrir el archivo de configuración de discos.
  • Con esto abriremos el archivo “fstab”, el cual por defecto estará vacío. En este archivo escribiremos la siguiente línea, donde “NOMBRE” es el nombre del disco o partición.
    LABEL=NOMBRE none ntfs rw,auto,nobrowse
Añadir disco duro NTFS a la carpeta de volúmenes del Mac
Añadir disco duro NTFS a la carpeta de volúmenes del Mac.
  • Como manera alternativa podremos escribir la siguiente línea. En este caso, “IDENTIFICADOR” se correspondería con el Universal Unique Identifier, el cual se puede averiguar con la Utilidad de Discos.
    UUID=IDENTIFICADOR none ntfs rw
Configurar disco duro NTFS en macOS por UUID (identificador).
Configurar disco duro NTFS en macOS por UUID (identificador).
  • A continuación guardamos los cambios en el archivo. Para ello pulsamos Ctr+O. Ahora ya podremos salir del editor de archivos con Ctr+X.

¡Y ya está! Ya tenemos nuestro disco duro o partición NTFS montada. Obviamente si tenemos más de uno, tendremos que poner una línea en el archivo por cada disco o partición NTFS.

Abrir el disco

¿Y dónde está nuestro disco? Buena pregunta. Este no aparecerá ni en el escritorio ni en la barra lateral del Finder. Para leer y escribir en el disco tendremos que acceder a él desde el Finder.

Para ello entramos en el Finder. A continuación, en el menú superior, le damos a “Ir” y a continuación a “Ir a la carpeta …”. Saldrá una ventana emergente preguntándonos a qué carpeta queremos ir. Ahí le diremos que queremos ir a “/Volumes”.

Abrir la carpeta de Volumes en OS X.
Abrir la carpeta de Volumes en OS X.

¡Y ya está! En esa carpeta de “Volumes” estará nuestro disco NTFS. Ahora si queremos podemos añadir un acceso directo si lo consideramos necesario.

Conclusión

Como podemos ver, hay decenas de formas de leer y escribir discos NTFS desde nuestro Mac. A pesar de ello, creo que Apple y Microsoft deberían llegar a un acuerdo para solucionar esto, puesto que el problema se repite también de manera inversa.

¿Tú qué opinas? ¿Tienes algo instalado para escribir en discos NTFS? ¿Has necesitado alguna vez alguno de estos métodos? ¿En qué formato sueles tener tus discos duros?

mm
Soy Xoán Carlos Cosmed Peralejo, una mente curiosa con forma de estudiante de "Ingeniería de Tecnologías de Telecomunicaciones" en Vigo. Amante de la ciencia y la tecnología.
  • Muchas gracias por el artículo, esto siempre viene bien a los denominados “Swicher” o que acaban de adquirir su primer mac.

    Como complemento a este artículo, desde la web de Seagate, existe una versión OEM del Paragon NTFS que es totalmente gratuita. Yo la probé cuando estaba con 10.9.2 Mavericks, con discos duros de Seagate y Western Digital, y funcionaba perfecta, sin pagar nada.

    Ahora me acabo de bajar la versión OEM que está en la misma web, porque ponía en la descripción de la página: versión 14.0.456. Así que he mirado dentro del documento de instalación que trae el paquete, y pone que es compatible con los siguientes sistemas:

    MacOS X 10.8 Mountain Lion, 10.9 Mavericks, 10.10 Yosemite y 10.11 El Capitan, y que tiene una limitación de uso para unidades Seagate, Samsung y Maxtor. Si no tienes esa limitación te instan a comprar una versión completa.

    No he probado su veracidad, porque tendría que quitar la licencia completa que adquirí para este Mac Mini 2014, y me supone un poco engorro, pero si le sirve a otra persona antes de probar estos sistemas, es la forma mas sencilla de usar para los que no quieren toquetear cosas que no entienden mucho o les da respecto.

    Desde luego la versión de pago de Paragon NTFS, funciona perfectamente, no me ha dado ningún error, e incluso desde ella he podido formatear unidades, chequear y corregir éstas cuando quedan marcadas como “dirty” o leer a una velocidad mas que aceptable datos de unidades de 2,5”.