Compartir

Siempre hemos visto como en las Apple Store de turno, a fin de conseguir los productos nuevos lanzados por la compañía de la manzana, los fans incondicionales de agolpaban durante horas frente a sus puertas para ser los primeros en conseguir dichos productos.
Esta vez el suceso ha sido algo similar, pero más extravagante aún, un chico ha acampado durante 3 días seguidos para ser el cliente inaugural de la recién estrenada Apple Store de Taiwán, que abría sus puertas el pasado día 1 de julio.

¿Fanatismo o extravagancia en su máximo exponente?

Apple Store de Puerta del Sol
Apple Store de Puerta del Sol

Si hay algo que la compañía de la manzana tiene controlado desde el lanzamiento de sus primeros ordenadores, es crear una especie de atmósfera que rodea todo el ecosistema Apple que, a simple vista, parece ser esquizofrénico, pero saben transmitir de manera tan espectacular una serie de intangibles que provocan hechos como el que nos ocupa el artículo.
Cada vez que Apple lanza un nuevo producto al mercado, el día antes de su lanzamiento oficial en las tiendas físicas, miles de fans hacen largas colas para ser los primeros en obtener el producto. Apple ha sabido encauzar este hecho y, a los privilegiados que consigan entrar los primeros, se les dará un recibimiento propio de unos campeones de Champions, dado que los empleados de la Apple Store en cuestión hacen un pasillito y van chocando palmas a todos estos forofos de la compañía.

Empleados de Apple Store

21 días (perdón, 3) viviendo en la puerta de una Apple Store para ser un cliente inaugural

Esta ocasión, como he citado en la entrada la del artículo, es especial.
El caso que nos ocupa gira en torno a Steve Burt, a quien se le ocurrió la extravagante idea de pasar 3 días en la puerta de una Apple Store en aras de ser oficialmente inaugurada, hablamos de la Apple Store de Taiwán.
La idea era ser el cliente inaugural de esta tienda, ¡reto conseguido! Y la excusa perfecta para llevar a cabo su descabellado plan fue la reparación de su MacBook (reparación que, anecdóticamente, no consiguió que se la hicieran).

Muchos pensarán que es absurdo y cuanto menos anecdótico, pero lo que es cierto es que Steve Burt ha conseguido atraer a multitud de medios periodísticos dada la extravagancia de su idea y, cómo no, ganarse su minuto de fama y gloria.
Desconocemos si se trata de un simple hecho extravagante o esconde ciertos fines comerciales; lo que sin duda conocemos es que no será el último en hacer algo así por la compañía de Cupertino.

Recienteme hemos publicado un interesante artículo donde hablamos de la Deep Web, pincha aquí para leerlo.

Fuente: mashable

  • Romeo Neruda

    y que gano nada jaja