Compartir

El pasado viernes 21 de septiembre acudimos a la Apple Store Puerta del Sol (Madrid) para recoger los nuevos iPhone XS, XS Max y Apple Watch Series 4 y charlar con algunos de los asistentes que acudieron sin reserva para vivir la experiencia del lanzamiento de los nuevos dispositivos de Apple.

Hay que destacar la buena organización por parte de Apple para dividir al personal entre los que acudían con reserva y sin ella, rápidamente pudimos saber que todo el personal que se encontraba en las filas tendrían su dispositivo, ya que había bastante stock.

Para amenizar el madrugón de los muchos que decidieron acercarse a la Apple Store bien temprano (o incluso hacer noche), Starbucks acudió al rescate con bebidas calientes, frías y algo para comer, desde dulces hasta sándwiches (sin coste para los asistentes).

Todos los asistentes tendrían su iPhone XS o Apple Watch

Acudimos a las 06:50 de la mañana, la cola de la Apple Store ya era notable. El ambiente de los clientes que esperaban la apertura de la tienda está bastante ameno. El personal encargado de controlar a los clientes que acudieron sin reserva estaban muy atentos para que los clientes no perdieran su sitio, además de evitar que otros se pudieran colar en las filas.

Starbucks hizo lo propio para amenizar la espera con un desayuno variado para los clientes, todo ello sin ningún tipo de coste. Algo que fue de agradecer, ya que muchos llevaban varias horas esperando en la cola para adquirir algunas de las novedades presentadas por Apple el pasado 12 de septiembre.

En el momento de la apertura, el personal de la Apple Store comenzó a calentar motores, animando a los clientes que ya comenzaban a notar el cansancio de las horas de espera en la cola. Una vez que comenzaron a pasar el personal con cita y reserva, otro equipo de “Genius” fue tomando nota a los clientes sin cita para reservar un iPhone XS, XS Max o Apple Watch.

Todo ello de una manera muy cordial y dando opciones si en algunos de los casos no estaba disponible el color o almacenamiento deseado. Una vez que anotaban el producto, te mandaban una cita para salir de la cola y volver a la hora elegida. Algo que se agradeció para poder estirar un poco las piernas.

En la Apple Store no existen las prisas

Insistimos en el trato de amabilidad por parte del personal de la Apple Store, tanto los que ayudaban a realizar una reserva, como el personal encargado de darte el dispositivo o ayudaban con la configuración a los clientes que necesitaban ayuda.

Las prisas no existían, podías tomarte todo el tiempo del mundo en realizar preguntas sobre las configuraciones en una de las mesas adecuadas para ello. El personal siempre estuvo realmente atento y amable con los clientes. Esto es muy destacable en un día tan “complicado” en una Apple Store y del cual, muchos clientes agradecieron.

Preguntando a las personas que estuvieron haciendo cola durante varias horas, prácticamente todos quedaron satisfechos por poder comprar la unidad (o unidades) deseadas. Hubo casos puntuales en los que el color del iPhone se agotó rápidamente, concretamente el plata en el modelo XS. Hecho que hizo que dos personas abandonaran la cola y esperar unos días para poder adquirir su color favorito.

Por el resto de terminales y Apple Watch, prácticamente todos los asistentes pudieron llevarse a casa el que esperaban. Insistimos en el hecho de que algunos clientes que acudieron más tarde a la cola, sobre las 09:30 de la mañana, supieran rápidamente si podían tener acceso a un iPhone XS, XS Max o Apple Watch Series 4 según su disponibilidad. Evitando estar más tiempo de lo necesario.

Sin lugar a dudas, una experiencia bastante positiva, sobre todo por parte del personal de la Apple Store Puerta del Sol que tuvieron un trato muy amable y cercano con los clientes que se acercaron para adquirir una unidad de los nuevos dispositivos de Apple.

¿Acudiste a una Apple Store sin reserva? ¿Pudiste comprar el iPhone o Apple Watch deseado?