Compartir

Las aplicaciones con el modelo de negocio freemium llevan bastante tiempo con nosotros. Hoy Apple les ha dedicado un espacio en la App Store.

Este modelo os será muy familiar por ejemplo con juegos que aparentemente son gratuitos pero que luego, para poder avanzar tenéis que desembolsar micropagos infinitos en gemas, monedas u otras cosas similares.

Por supuesto, hay muchas variantes de todos ellos. El menos dañino y que realmente beneficia a los usuarios es sin lugar a dudas es que ofrecen servicios como Netflix.

En este modelo de negocio, puedes probar el servicio durante un mes completamente gratis y después pagar una tarifa plana para ver todos los contenidos a través de una suscripción mensual.

No, el modelo freemium no son demos

Freemium
Imagen innovationmarketing

Este modelo de negocio que se ha trasladado a las aplicaciones, es relativamente nuevo, concretamente en el año 2006, es donde comenzó a popularizarse. Esta idea, aplicada a la App Store, viene a sustituir las barreras que el usuario tenía a la hora de descargar una aplicación sin poder probarla antes.

Actualmente, en Europa disfrutamos de 14 días para devolver una aplicación si no estamos satisfechos con lo prometido, si ha sido una compra errónea o simplemente porque no cumple nuestras expectativas.

Si abusamos de las devoluciones, Apple suele restringir ese acceso a los clientes, donde les obliga a aceptar un documento en el que se comprometen a no devolver jamás la aplicación, si no lo acepta, no podrá seguir descargando aplicaciones de pago.

Compras integradas freemium

Con el permiso de la Wikipedia, podemos leer las palabras de Freed Willson, un capitalista que popularizó este modelo de negocio que ha conseguido potenciar los ingresos a miles de desarrolladores y empresas:

“Ofrezca su servicio en forma gratuita, posiblemente apoyado por publicidad pero tal vez no, adquiera a muchos clientes gracias al boca a boca, a través de recomendaciones y referidos, marketing de buscadores, etc., y luego ofrezca servicios pagados de valor añadido o una versión potenciada de su servicio a su base de clientes.”

En el caso de las aplicaciones que Apple nos ofrece en la App Store con este modelo de negocio, hay que agradecer la implementación (bastante clara) de información sobre los pagos que debemos realizar si desbloquear todos los servicios al completo que nos ofrece una app.

El modelo freemium, interesante pero peligroso

Freemium Candy
Imagen iMore

Con el título de “PRUEBA ALGO NUEVO”, Apple nos incita a que “Este año, prueba algo nuevo (y gratis)”, destacando algunas aplicaciones a través de diferentes categorías como entretenimiento, salud y fitness, niños, ocio, bienestar y aprendizaje y productividad.

El modelo freemium, que insistimos no es una demo, es bastante interesante para nosotros, los consumidores. Pero también puede llevar a un peligro bastante serio si nos encontramos con aplicaciones o juegos que no tienen un límite de compras y que sean necesarias para avanzar en ella.

Un ejemplo de ello es Candy Crash Saga con “el efecto Zeigarnik”. En el diario ABC nos lo explican bastante bien, donde nos dicen que “Según esta teoría, las tareas incompletas se «enganchan» en nuestra mente hasta que las resolvemos satisfactoriamente.”

Juega gratis al mítico Circus de la NES en tu iPhone o iPad