Compartir

Con el lanzamiento del iPhone 5, Apple incluyó uno novedad en su sistema carga, un conector de 8 pines realmente pequeño y pensado para el futuro. Con ese paso (acertado) hubo un problema que había que solventar. La solución, un adaptador de 30 pines al nuevo conector Lightning.

El conector de 30 pines era el método elegido por los californianos para cargar la batería del iPhone, iPad y por supuesto el iPod. Gracias al “boom” que generó el iPhone y la revolución en la industria de la música con el iPod, muchos fabricantes comenzaron a apostar por sistemas de audio específicos para el iPod. Incluida la industria automovilística.

iPod 30 pines

La inversión por las marcas y por los propios clientes de Apple en estos equipos y sistemas compatibles fue tal, que existía una barrera para que los usuarios compraran los nuevos dispositivos con entrada Lightning.

Muchos de sus accesorios quedarían en un segundo plano cogiendo polvo. Algo que no podía ocurrir y del cual había que dar una solución. Lanzar un adaptador para hacer compatible los accesorios con los nuevos dispositivos de Apple era una solución práctica y efectiva. Dicho y hecho (por un precio algo elevado).

El adaptador de 30 pines era un puente hacia el futuro

Adaptador 30 pines

Apple desarrolló el conector Lightning con vistas hacia el futuro, es un conector que permite la transferencia de datos, la carga de batería y audio. Todo ello minimizado a su máxima expresión. Incluso tuvieron que contentar a la Unión Europea con otro accesorio, del cual ya os comentamos en este artículo.

Sí, el adaptador de 30 pines era, fue y será necesario si queremos utilizar nuestros dispositivos más longevos en los sistemas de audio del cual ya hicimos previamente una inversión, también para conectarlo en los vehículos que todavía siguen rodando por nuestras carreteras.

Adaptador Lightning micro USB

Imaginaros la decepción de un cliente que se compra un coche e incluye como extra la entrada del iPod para reproducir su música y de buenas a primera Apple elimina el conector de 30 pines del mercado.

No sería factible, y las ganas de este cliente por comprar un nuevo iPhone serían casi nulas, pero gracias al adaptador se daba la oportunidad de seguir reproduciendo podcast o su música favorita sin ningún tipo de problema. Estamos hablando de equipos estáticos, con lo cual, el adaptador no desentonaba demasiado ni era algo que había que estar quitando con frecuencia.

iPhone 4

Ahora, después de un tiempo prudencial, Apple ha decidido dejar de comercializarlo. Se entiende que durante este tiempo, los clientes no lo van a necesitar. Aún así, todavía podemos encontrarlos en tiendas que todavía tengan stock, pero no se repondrá.

Sí, la función del adaptador hizo bien su trabajo, actuó como puente para las nuevas generaciones de dispositivos y a los más antiguos les ofrecía la posibilidad de ejercer su función con los terminales y iPod más actuales.

Steve Jobs y el iPod
Steve Jobs en la presentación del primer iPod

Apple hizo bien en lanzar este accesorio y prever las posibles quejas de los clientes. Cumplió, ofreció facilidades y ahora seguramente estén pensando en otro método de carga para los futuros dispositivos de la marca californiana.

¿Tuviste que comprar este accesorio?